Por qué los ejecutivos dicen que la regulación es la mayor amenaza para la banca

Después de entrevistar a cientos de ejecutivos financieros alrededor de Europa, un mensaje se escuchó fuerte y claro: no les gusta la regulación. De hecho, la mencionaron en nuestra entrevista como la mayor amenaza a su negocio hoy en día.

Respecto a la PSD2 que se precipita a su fecha límite este 14 de septiembre, ya estamos seguros de una cosa – la falta de claridad sobre cómo la regulación debería ser implementada ha dejado a muchos banqueros bastante frustrados.

Mientras que ha quedado claro lo que los bancos tienen que hacer para cumplir antes de septiembre, una interfaz dedicada para terceros (Third Party Providers ó TPPs) que permita el acceso a los datos de cuentas corrientes, no ha quedado muy claro cómo deberían de hacerlo.

Del 8 de abril al 7 de mayo del 2019 YouGov realizó entrevistas por teléfono y vía web para Tink, con 269 de los decisores de los bancos y de las compañías de servicios financieros más prominentes de 17 países en Europa.

La amenaza de la banca abierta

Solo a unos meses de la fecha límite y con debates en pleno auge acerca de cómo cumplir, ayudaría si explicamos por qué los banqueros dicen que la regulación es la mayor amenaza a su negocio hoy en día (39%), seguida por big tech (35%) y fintechs (35%).

Desde el mismo punto de vista, un 36% más de banqueros están considerando que cumplir con regulaciones es el mayor reto de la banca abierta. Sin embargo, éste no es solo un problema de percepción. La normativa de PSD2 es un problema real y práctico para los bancos, y es uno de los que no están seguros cómo resolver.

Saber cómo cumplir

La fecha límite en Septiembre no es solo el día para que todos los bancos europeos tengan una interfaz dedicada que ya esté funcionando y que pueda ser utilizada por TTPs para  acceder a la información de las cuentas corrientes de los clientes, también marca la fecha para que los bancos hayan implementado los Estándares Técnicos Regulatorios (RTS) con los elementos de seguridad de la PSD2, específicamente, la autentificación de dos pasos así como la comunicación segura.

Desafortunadamente, mientras que los reguladores europeos tenían objetivos específicos para la PSD2, promover la innovación e incrementar la protección al cliente. Para los bancos las pautas simplemente señalan la interfaz y los elementos de seguridad necesarios para el cumplimiento, pero no indican cómo lograrlo. En cambio, la Autoridad Bancaria Europea (ABE) ha requerido que los bancos se reúnan para decidir cómo se verá una vez en marcha.

Pero no está funcionando. Cabe observar que a los bancos se les ha dicho que tienen que construir un puente, sin antes haber visto uno. Regresando al concepto de la PSD2, ya han visto antes las APIs pero no saben cómo deberían presentarlas para uso exterior o el entorno de apoyo que tiene que crear para ellas.

Pruebas subestándares

La reacción en cadena ha provocado que los TTPs se encuentren desesperados por entrar en los entornos de prueba o sanboxes que se suponía que los bancos iban a tener disponibles para el 14 de marzo. Observamos en ese entonces que el 41% de los bancos europeos en 10 mercados principales no cumplieron con la fecha límite del sandbox. Y para los que cumplieron con la fecha, las interpretaciones sobre la funcionalidad que necesitan tener no cumplían con las expectativas de los TTPs.

Una confianza en el cumplimiento que resulta sorprendente

A pesar de todo esto, una importante mayoría de banqueros están relativamente confiados en que pueden cumplir la fecha límite de la PSD2 en septiembre (91%), incluyendo una quinta parte (18%) de los que están muy confiados.

El 14 de junio, los bancos tenían que haber dado a conocer sus APIs, listas para producción a los TTPs, las conexiones estables y permanentes que permitirán el acceso a los datos del cliente. Evaluamos su disponibilidad y su funcionalidad con resultados alarmantes.

Finalmente, los bancos tienen en la mira el éxito en el cumplimiento de la normativa, en parte porque las multas son bastante fuertes si no lo hacen y en el peor de los casos se pueden ir a juicio con las autoridades locales por limitar a los TTPs. Aún más, con el incumplimiento se arriesgan a incurrir en más gastos a largo plazo y perder competitividad con sus clientes.

Para leer el reporte completo con toda la información de la encuesta incluyendo los retos, las oportunidades y las amenazas que ven los ejecutivos en la banca abierta, descárgalo aquí.

Álvaro Arias, Senior Business Manager de Tink

Related posts

Leave a Comment

Shares