La sostenibilidad, aplicada

En el camino de la sostenibilidad de una gran corporación, la colaboración con las X-Tech será decisivo. FinTech, InsurTech o PropTech que permiten hacer procesos más eficientes en términos de gastos energéticos, por ejemplo. También socialmente más responsables, teniendo un impacto directo en colectivos en riesgo de exclusión financiera.

Así, nos encontramos multinacionales que miden sus emisiones de CO2 para participar en programas de compensación. O en productos de pago por uso (desde lavadoras hasta vehículos o plazas de garaje, por ejemplo), que resuelven ineficiencias del mercado, reducen el consumo y el gasto.

Sin duda, se trata de una tendencia mundial, lo que tiene mucho sentido dado el impacto global de no ser sostenibles. Y es en ese análisis que llevamos a cabo que nos encontramos con algunos buenos ejemplos. Concretamente, hemos podido conocer la estrategia de sostenibilidad de Enel, la multinacional energética presente en 33 países de los 5 continentes. Su impacto, por tanto, es enorme.

Alberto De Paoli, Chief Financial Officer de Enel

Enel y sostenibilidad

En particular, hemos tenido acceso a la primera de las sesiones de #MeetEnel bajo el tema “The Value of a Sustainable Strategy”. Se trata de un formato de encuentros que organizan para profundizar en las elecciones estratégicas del Grupo y los resultados que éstas han generado, y generarán. Así consiguen estimular una discusión alrededor de temas ligados a tendencias globales junto a expertos del sector y líderes de opinión, en este caso: la sostenibilidad.

En esta edición trataron su impacto en la compañía durante los últimos 5 años. En este periodo la compañía ha pasado de una capitalización de mercado de 35.000 millones de euros, aproximadamente, a 85.000 millones de euros, y a posicionarse como la primera empresa en Europa en el sector de las empresas eléctricas por market cap.

Desde la compañía aseguran que la transición energética se está acelerando y que, contar con ventajas económicas además del impulso social, lo convierte en imparable. En este sentido, incluir la sostenibilidad de forma transversal les genera menor riesgo, mayor estabilidad, beneficios y menos costes de capital.

Sus esfuerzos por la transición energética se centran en los ODS 7, Energía asequible y no contaminante, en el 9, Industria, innovación e infraestructura, en el 11, Ciudades y comunidades sostenibles, y juntos unen esfuerzos en línea con el ODS 13, Acción por el clima. Como no podía ser de otra manera, en los aspectos más relacionados con su modelo de negocio, ya que la sostenibilidad debe pasar a formar parte integrada del core de las compañías.

Los primeros bonos corporativos relacionados con los ODS

Pero en su apuesta por la sostenibilidad, además, Enel emitió el año pasado los primeros bonos corporativos relacionados con los ODS por valor de casi 4.000 millones de euros. Así, contaba con hechos su integración en todo el modelo de negocio de la compañía. Y demostrando que la sostenibilidad es, también, un gran negocio.

Y es que, si algo tienen en común las compañías que lideran sus respectivos sectores en términos de sostenibilidad, es que han entendido que estas decisiones y acciones no pueden suponer un parche. Deben integrarse en los modelos de negocio. Deben contar con la colaboración de cada integrante de la corporación a todos los niveles, desde el CEO hasta el recién incorporado becario. Solo así seremos capaces de afrontar los retos del futuro.

Artículo escrito en colaboración con Enel

Related posts

Leave a Comment

Shares