Revolucionando la valoración inmobiliaria

Entre 1985, año en que Tinsa levantó la persiana, y 2014 tan solo cambiaron tres cosas en el sector de la valoración: los clientes dejaron de usar el fax para pedir nuevas tasaciones, las cámaras Polaroid fueron sustituidas por teléfonos móviles y las pantallas de tubo por monitores LCD en las oficinas. En 20 años, el resto se mantuvo más o menos igual. ¿Para qué cambiar lo que funcionaba?

2014, el año del cambio

En 2014, el consumidor había dejado de consumir como lo hacía 10 años antes: utilizaba Internet de forma masiva para el consumo de productos, servicios e información. Sin embargo, el sector de la valoración no había virado con la misma agilidad que el cliente. Y fue en ese momento cuando en Tinsa nos planteamos un cambio por completo en nuestra relación con el consumidor. Comenzamos un proyecto para transformar digital y culturalmente a toda la organización. Solo así sabíamos que podríamos adaptarnos con agilidad a este cambio o a cualquier otro y además queríamos hacerlo aportando valor añadido y diferencial a todos los consumidores.

Fue hace cuatro años cuando comenzamos a desarrollar un sistema que permitiera al cliente solicitar y abonar online una valoración, ya fuera para un crédito hipotecario o para otro tipo de finalidades. La pregunta era: ¿estaría el cliente preparado para ello? En 2018 nos encontramos con que el 51% del negocio generado en Tinsa por particulares y empresas fuera del canal de entidades financieras se paga a través de nuestra web. Una respuesta tan positiva que nos hizo plantearnos una nueva pregunta: ¿Por qué no desarrollar servicios tecnológicos que nos diferencien en el sector?

En un mercado donde el producto es común en todas las empresas de valoración, la clave tenía que estar en ofrecer servicios online añadidos y diferenciales. Ahora un cliente puede conocer en tiempo real el estado de un trabajo en curso, puede validar la firma digital del informe, puede descargarse y ver el informe de forma digital y además puede certificar ante un tercero que el informe de valoración es original y no ha sufrido modificaciones. Para ello usamos la misma tecnología que utiliza la AEAT, un servicio fundamental para aportar confianza al cliente, usando la tecnología más adecuada para ello.

Servicios añadidos, la nueva clave

El cliente es digital y contamos in house con tecnología para desarrollar nuevas herramientas que mejoren nuestra operativa interna y sirvan de base para la puesta en marcha de servicios innovadores que marquen la diferencia.

Y el primer paso fue el lanzamiento de ‘Mi Casa’, una aplicación pionera, accesible para todos aquellos que han contratado una tasación directamente con Tinsa o a través de una entidad financiera, que ofrece al cliente una actualización automática de su tasación cada tres meses y de forma gratuita. ¿Por qué existe ‘Mi Casa’? Porque no tiene sentido guardar una foto del valor (la tasación) en un cajón. El valor de un inmueble es algo vivo y estar al tanto de cómo evoluciona es información útil. Ayuda a saber, por ejemplo, por cuánto te puedes refinanciar si pones como garantía la vivienda o si es momento de vender para que te cuadren las cuentas. Si somos capaces de generar esa información ¿por qué no hacer con ella algo útil que nos ayude a mantener la relación con el cliente?

La transformación digital nos permite ahora ofrecer una experiencia única para el cliente”.

Mi Casa’ es un escaparate que esconde una tecnología única en el mercado español. Solo Tinsa ha logrado hasta ahora que su modelo de valoración automática (AVM) sea aprobado por la European AVM Alliance en España, la alianza europea que trabaja con los más altos estándares de calidad. Esto lo hemos conseguido gracias a un potente servicio de actualización masiva de inmuebles que usa algoritmia con inteligencia artificial y machine learning apoyada en la información de mayor calidad que puede existir: más de 10 millones de nuevos datos cada día comprobados sobre el terreno por un valorador experto en cada una de las tasaciones que realizamos. Nadie más en el mercado tiene datos de semejante calidad y en tanta cantidad.

En 4 años ha cambiado todo, a mejor

La transformación digital no se queda en mejorar nuestro escaparate, también nos ha transformado por dentro. El equipo de Smart Data y Business Intelligence ha sido pionero en el sector de la valoración en el uso de datos para mejorar enormemente la operativa, ganar en eficiencia y poder entregar una tasación en el menor tiempo posible. El trabajo no solo ha ido encaminado a cambiar nuestra relación con el cliente, también con los técnicos que realizan una valoración.

Nuestros tasadores ya usan una aplicación mobile desarrollada exclusivamente para ellos desde donde gestionan sus encargos sin tener que volver al estudio como hacían antes. Si solicitas online una tasación y la quieres cuanto antes, nosotros sabemos si un tasador está trabajando cerca de tu domicilio, y, si es así, le mandaremos una notificación push para que te llame con urgencia para concertar la visita a tu casa. En cuestión de minutos puedes tener a un tasador visitando tu inmueble. Hace cuatro años este tiempo se medía en días.

Esto es solo un ejemplo de cómo la tecnología ha cambiado Tinsa por fuera y por dentro. En cuatro años, hemos logrado que el cliente prefiera consumir online nuestros servicios, hemos ganado en eficiencia y eficacia a la hora de hacer un trabajo y aportamos un valor diferencial. Lo hemos hecho desde la tecnología, la honestidad digital, la transparencia y la confianza. Y es solo el principio.

Jorge Valero, director de Tinsa Digital

 

Related posts

Leave a Comment

Shares