Juntos se llega más lejos

La velocidad con la que avanza hoy el mundo es infinitamente mayor a con la que lo hacía hace tan sólo unos años. Hoy, proyectos que hace no mucho requerían de años de trabajo o simplemente eran utopías, se transforman en realidades tangibles en cuestión de meses. Lo cierto es que las personas no somos conscientes de lo rápido que está avanzando el mundo, del salto cuántico que se está dando en todo lo que tiene que ver con avanzar en línea con las necesidades del cliente, la inmediatez que exige en cualquier interacción, la versatilidad que las empresas deben ser capaces de ofrecerle para que acceda a ellas cuándo, dónde y cómo quiera, y todo ello sin apartarse ni un ápice de una experiencia de usuario única. Es cierto que no todos, ni mucho menos, lo están consiguiendo pero también lo es que ciertos nuevos players (que han llegado para quedarse) nos están mostrando el camino.

El sector asegurador no puede ni debe quedarse atrás en este reto. La velocidad a la que se suceden los cambios es cada vez mayor, y quien no tenga claro que estamos hablando de un ‘must’ incuestionable, estará cavando su propia tumba.

En este escenario de cambios y evolución empresarial para situar al cliente en el centro y hacerlo de verdad, no como un mantra que a veces repetimos para creérnoslo, han llegado (también para quedarse) otra tipología de empresas que bajo el sufijo común de ‘tech’ deben jugar igualmente un papel relevante en la transformación. Hablamos inicialmente de fintech, un ecosistema de empresas nativamente digitales, que abanderan proyectos disruptivos, ágiles y muchas veces fuera del alcance de las rígidas estructuras empresariales del sector financiero. Las fintech han dado paso a las insurtech, las proptech, las regtech, las wealthtech y un largo etcétera de denominaciones con un vínculo en común: la tecnología como solución. Hablamos de nuevos jugadores que deben colaborar con las empresas tradicionales en beneficio de ambas. El músculo financiero de estas últimas debe ser el impulsor de la innovación, la capacidad para construir nuevas maneras de abordar problemas, de ofrecer soluciones o de replantearse formas clásicas de hacer las cosas y que, no por estandarizadas, son inmutables. Y este trabajo es el que está permitiendo a muchas despuntar.

En el Grupo PSN lo sabemos. Llevamos varios años inmersos en una profunda transformación de la Entidad, un proceso de cambio que afecta a proyectos, a procesos y sobre todo a personas, porque la tecnología es necesaria pero, por sí sola, no será suficiente. Únicamente si logramos colocar a las personas primero lograremos el verdadero cambio, entendiendo que estamos ante un proceso que nunca acaba porque es necesario adaptarse y evolucionar continuamente. Y en ese camino a recorrer somos conscientes de la importancia de hacerlo acompañado de empresas que compartan objetivos y valores y que aporten nuevas formas de afrontar retos. Nosotros llevamos tiempo haciéndolo y quizás el ejemplo más tangible sea nuestra participación directa en Fintonic, una de las fintech más consolidadas en el mercado español y cuya colaboración nos aporta un inmenso valor en un ámbito tan clave hoy como es la experiencia de usuario.

 

Cristina García

Directora General de Grupo PSN

Related posts

Leave a Comment

Shares